Pieles sensibles

Pieles sensibles

Pieles sensibles

¿Qué fenómeno es responsable de la presencia simultánea de rojeces y de pequeños vasos capilares aparentes en el rostro?

Muy frecuentes en las mujeres de piel clara, delicada y fina, estas manifestaciones cutáneas se deben a una pequeña anomalía del sistema venoso del rostro que ya no funciona normalmente y provoca sensaciones de calor acompañadas de rojeces pasajeras. Este fenómeno puede agravarse progresivamente y dar lugar a la presencia permanente de rojeces y de pequeños vasos aparentes.

Los factores agravantes son fundamentalmente las variaciones bruscas de temperatura (frío - calor) y la ingesta de alcohol o de alimentos calientes o especiados.

 

¿Cuáles son las características de las pieles sensibles e intolerantes?

Una piel sensible e intolerante reacciona más que una piel normal, es hiperreactiva. Sufre picazones, acaloramientos, hormigueos y picores (aunque estos se producen con menor frecuencia).
Estas sensaciones de incomodidad, a veces acompañadas de rojeces, aparecen de forma exacerbada como reacción a estímulos de diferente naturaleza que normalmente no deberían provocar irritación: físicos: (radiaciones UV, calor, frío, viento, etc.), químicos (cosméticos, jabones, agua, contaminación, etc.), psicológicos (estrés, emociones, etc.) y hormonales (ciclo menstrual, etc.).

¿Qué precauciones hay que tomar si su rostro presenta rojeces y pequeños vasos capilares aparentes?

Además de seguir los consejos de su dermatólogo, debe tomar las siguientes precauciones:

- Lávese el rostro, por la mañana y por la noche, con un producto de higiene muy suave que pueda utilizarse eventualmente sin aclarado (incluso en caso de que el agua agreda su piel).

- Séquelo suavemente sin frotar.

- Aplique con delicadeza, 1 ó 2 veces al día, un cuidado hidratante de muy alta tolerancia que contenga activos que calmen las rojeces y atenúen las sensaciones de calor.

- Evite las comidas calientes o especiadas y el alcohol, así como los cambios bruscos de temperatura.

- Desconfíe del sol. Su piel es delicada y fina; es conveniente protegerla desde la primavera, utilizando un producto solar con un elevado factor de protección (SPF superior o igual a 50). En efecto, frecuentemente la exposición al sol agrava las rojeces y las sensaciones de calor.

 

¿Qué precauciones hay que tomar si su rostro presenta rojeces, descamación y ligeros picores?

Además de seguir los consejos de su dermatólogo, debe tomar las siguientes precauciones:

- Lávese el rostro, por la mañana y por la noche, con un producto de higiene suave que contenga activos antifúngicos saneantes.

- Aclare abundantemente su piel con agua pura y séquese suavemente sin frotar.

- Aplique 1 ó 2 veces al día un cuidado que contenga activos que luchen de forma duradera contra la proliferación de Malassezia, calmen los picores y atenúen las antiestéticas rojeces.

- Adopte una higiene de vida “antiestrés”. Tómese el tiempo necesario para relajarse y limitar las tensiones.

Adquiera nuestros productos especiales para pieles sensibles

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

* Nombre
* E-mail: (No publicado)
   Sitio Web: (Url del sitio conhttp://)
* Comentarios
Codigo